More Options

Robert Brotherton habla sobre las teorías conspirativas: “solo la punta del iceberg”

CSICon

Susan Gerbic, translated by Alejandro Borgo

August 30, 2017

Artículo traducido por Alejandro Borgo, Director del CFI/Argentina.




Rob Brotherton es autor y profesor en el Barnard College, ciudad de Nueva York, EE.UU. Tiene un doctorado proveniente de la Goldsmiths University of London; su tesis se refería a la psicología de las teorías conspirativas. Será orador en la CSICon el 28 de octubre próximo. Para más información: https://conspiracypsychology.com/


Susan Gerbic: Rob, encantada de conocerte. Veo que eres entrevistado por muchos medios, desde MSNBC a Breitbart. Las teorías conspirativas parecen ser uno de los temas más candentes en la actualidad. Tu libro “Suspicious Minds – Why we Believe Conspiracy Theories” (Mentes sospechosas: por qué creemos en las teorías conspirativas)  https://conspiracypsychology.com/2015/11/02/suspicious-minds-why-we-believe-conspiracy-theorieses bien oportuno. Cuando lo escribiste, no tenías idea de que el presidente de los Estados Unidos estaría de acuerdo con esta  retórica. En qué salvaje y loco mundo nos encontramos ahora mismo.

Rob Brotherton: Exacto. Lo de Breitbart todavía me entusiasma. He escrito sobre la historia de los Illuminati, cómo se conectó con el hip hop para the Daily Beast, y Breitbart subió un artículo malinterpretando de lo que escribí– implicando básicamente que yo revelé que Kayne West era parte de los Illuminati. Breitbart publica historias distorsionadas, ¿quién sabe?

Gerbic: ¿Quieres decir que Kayne West no forma parte de los Illuminati? ¿Puedes contarle a los lectores un poco más acerca de ti? ¿Por qué las teorías conspirativas son tu área?

Brotherton: Me interesé por las teorías conspirativas al principio de mi carrera como psicólogo cuando todavía no me había graduado. Por ese entonces, estaba involucrándome en el movimiento escéptico, leyendo libros como Flim Flam, The Demon Haunted World, y ello me llevó a centrar mi atención en las excentricidades de la psicología -recuerdos falsos, creencias mágicas y otras cosas por el estilo. Luego un miembro de la Facultad sugirió llevar a cabo un proyecto sobre las teorías conspirativas. En ese momento, el tema había sido ignorado por los psicólogos, presuntamente porque mucha gente pensaba que era una curiosidad trivial en la cual no había que gastar mucho tiempo. Pero me involucré inmediatamente. Para mí, entender las teorías conspirativas es importante, primero porque nos ayuda a comprender la psicología de las creencias en general y segundo, porque las teorías conspirativas pueden influir en la gente. El los últimos años esto se transformó en algo más obvio, y más y más psicólogos ahora investigan las teorías conspirativas.

Gerbic: Es posible que la gente piense que la creencia en teorías conspirativas no causa ningún daño. Pienso ahora en el alunizaje y en otras. Obviamente, no son exactamente inofensivas porque alimentan la desconfianza de la sociedad. Pero parece que son inofensivas comparadas con la teoría de Sandy Hook (uno de los padres, Lenny Pozner, creía en las teorías conspirativas hasta que su hijo se transformó en una víctima; incluso él estaba escuchando a Alex Jones durante la mañana en que dejó a su hijo en Sandy Hook, la masacre en una escuela primaria que dejó 28 muertos), y Timothy McVeigh, quien creía que el gobierno había instigado el asedio en Waco. Su desconfianza respecto del gobierno lo llevó a volar el edificio del FBI en Oklahoma.

Brotherton: Sí, hay dos razones para preocuparse. Hay raras pero alarmantes instancias en las que los individuos cometen actos extremos, en parte gracias a su creencia en una conspiración. Ahí lo tenemos a McVeigh, como lo has mencionado, o a Edgar Welch, el tipo que fue a investigar la conspiración “Pizzagate”, con un rifle automático, aunque por suerte no hirió a nadie. Y luego están las amplias consecuencias, aunque menos tangibles, como elegir no vacunar a tus hijos, llevar acciones contra el cambio climático, participar en campañas políticas, o ser generalmente desconfiado. En tanto y en cuanto avanza la investigación psicológica, los estudios hallan que la exposición a las teorías conspirativas puede engendrar alienación. Pero así van las cosas en la otra dirección también -que las teorías conspirativas encuentran eco en la gente que está más alienada. Así que es como un círculo vicioso donde la alienación promueve el conspiracionismo, lo cual refuerza la alienación, lo cual promueve el conspiracionismo, y así sucesivamente.


This article was originally available in English.
Click here to read it.


Gerbic: Hace rato que las teorías conspirativas pululan por ahí. Recuerdo haber leído que había gente que no creía que Lincoln había sido asesinado por John Wilkes Booth. Yo creía ingenuamente en que la gente que tuviera acceso a mejor información sería menos proclive a creer en las teorías conspirativas. ¿Hay alguna esperanza para la sociedad? ¿Es algo con lo cual debemos enfrentarnos y aprender a manejarlo?

Brotherton: Realmente, creo que tienes razón. El acceso de información gracias a Internet ha sido útil en cuanto a la desmitificación de teorías conspirativas. Pero también ha ayudado a que éstas se extiendan. La mejor información de que disponemos proviene de un estudio de  Joe Uscinski y Joseph Parent, quienes buscaron referencias sobre teorías conspirativas en cartas publicadas en un par de periódicos nacionales durante más de un siglo. Hallaron que las teorías conspirativas poseen gran aceptación. La proporción de gente que cree en ellas y la que no cree, no cambia mucho con el tiempo, y ambos lados usan cualquier tecnología disponible para consumir y promover lo que quieren creer.

Gerbic: Vas a estar hablando en CSICon en Las Vegas este año. ¿Puedes darnos algún adelanto?

Brotherton: La charla tratará sobre las más destacadas teorías conspirativas de la última década, desde un punto de vista psicológico. Voy a centrarme en cómo algunos sesgos y atajos que nuestros cerebros utilizan para darles sentido, hacen que estas teorías parezcan atractivas.

Gerbic: En 2011, fuiste orador en una conferencia en Londres titulada “El día de las teorías conspirativas” y luego, en 2013 en la “Nine Worlds GeekFest”. ¿Qué dirías si alguien dice que hablás para la gente que no esta convencida?

Brotherton: Mi punto de vista sobre las teorías conspirativas es bastante diferente de las típicas respuestas de los escépticos que desafían a los teóricos sobre el tema. Mis intenciones secretas -no le digas a nadie- constan en preguntarle a los escépticos como a los teóricos de la conspiración. El estereotipo de los que creen en barbaridades es incorrecto, y el hecho de descartar a los teóricos de la conspiración que están equivocados evade una realidad psicológica importante. Todos somos potenciales teóricos de la conspiración, porque así es como funciona nuestra mente. Y por supuesto, a veces la gente conspira. El tema central es calibrar tu escepticismo apropiadamente, lo cual requiere un discernimiento no solo cuando la gente está  en desacuerdo se equivoca, sino cuando tú puedes estar equivocado también.

Gerbic: Bien, ahora quisiera saber cuál es tu teoría conspirativa preferida.

Brotherton: me encanta la idea de que los Illuminati nos están manipulando a través de la ciltura pop —por si alguien está interesado ¡tengo una charla entera sobre referencias a los Illuminati en el hip hop! Pero mi favorita se refiere a David Icke, el teórico conspiracionista británico que mete absolutamente todo en una gran narrativa de la conspiración, y lo repito: absolutamente todo.

Estuve un par de charlas suyas, y duraban todo el día, once o doce horas. Explica cómo los anillos de Saturno forman un transmisor de radio y la luna en un amplificador que lanza rayos hacia la Tierra para controlar la mente de forma que los malvados Archons —sus famosos lagartos, viajeros espaciales interdimensionales— pueden mantenernos atrapados en su realidad holográfica. David Icke dice que es verdad, pero no estoy convencido de ello.

Gerbic: ¿Cuáles son tus próximos planes? Parece que hay tanto trabajo que hacer para educar a la gente sobre las teorías conspirativas que resulta abrumador.

Brotherton: Es cierto. Estoy investigando las teorías conspirativas desde ángulos diferentes. Mi libro fue realmente el principio de una conversación, no el final. Creo que ya era hora de recolectar mis primeros hallazgos y enviar el mensaje de que es algo interesante e importante, digno de estudiar. Pero la investigación que se ha hecho hasta ahora es solo la punta del iceberg. Todavíq queda mucho trabajo por hacer.

Gerbic: Gente, por favor únanse y concurran este año al evento CSIcon en el Hotel y Casino Excalibur, del 26 al 30 de octubre. Vean nuestra página en Facebook para estar actualizados sobre las actividades que se llevarán a cabo. No se trata solo de asistir a nuestras conferencias sino de encontrarnos e interactuar compartiendo nuestros intereses comunes.