More Options

Pulseras de cobre y cócteles: ¿el cobre te curará o te matará?

SkepDoc's Corner

Harriet Hall

February 15, 2018


Artículo traducido por Alejandro Borgo, Director del CFI/Argentina.


Las pulseras de cobre se usaron durante siglos en la medicina folcórica. Supuestamente reducen el dolor de las articulaciones y la rigidez asociada a la artritis, y usando cobre en la muñeca presuntamente beneficia a todas las articulaciones en el cuerpo. Existen afirmaciones que el cobre tiene propiedades anti-inflamatorias y anti-oxidantes. Se dice que las pulseras de cobre se absorben a través de la piel debido a un proceso de absorción llamado micronutrición transdérmica.

La ciencia no avala estas afirmaciones. No hay evidencia de que el cobre pueda ser absorbido por la piel. Si así fuera, causaría un envenenamiento a causa del cobre. No hay suficiente evidencia de que las pulseras de cobre reduzcan el dolor o la inflamación; de hecho, hay evidencia de que no tienen efectos clínicos. Cualquier mejoría se puede atribuir al efecto placebo, no al cobre.

Algunas de las pulseras de cobre también son magnéticas; ¡aparentemente dos placebos son mejores que uno! Los precios van desde 10 a más de 500 dólares. Algunos sitios web los recomendaron porque aunque no disponen de evidencia alguna, son inofensivos y pueden ayudar al paciente por medio de la sugestión.

Otras consideraciones referentes a la salud

No podemos vivir sin el cobre. Es un nutriente esencial. Se encuentra en una compleja enzima respiratoria común a todas las plantas y animales. Es un componente del hígado, los músculos y los huesos humanos. La gente normalmente recibe la cantidad de cobre que necesita por la comida. Los alimentos que tienen altas cantidades de cobre son el hígado, los moluscos, alimentos integrales, legumbres, nueces, papas, frutas secas, cacao, pimienta negra y levadura. Algunas aguas tienen altos niveles de cobre y pueden contener un 45 por ciento más de cobre que la que se obtiene con una dieta. Hay cobre en el humo del tabaco; es absorbido por el cuerpo pero no tiene ningún efecto adverso para la salud.

Medical News Today informó que un estudio preliminar indicó que una nueva molécula de cobre prometía la detención del cáncer y que otro estudio había mostrado que el cobre destruía a los norovirus. Sin embargo otro estudio sugería que el cobre, en la dieta, estaba ligado a la enfermedad de Alzheimer.

La deficiencia de cobre es rara, usualmente relacionada con la cirugía gastrointestinal, por ejemplo en un bypass gástrico. La toxicidad aguda de cobre puede causar síntomas como el vómito y la ictericia; la exposición duradera puede causar daños en el hígado y los riñones. Hay una condición hereditaria, la enfermedad de Wilson, donde el cuerpo retiene el cobre. Los pacientes pueden sufrir enfermedades hepáticas y síntomas neuropsiquiátricos, y a menudo tienen una marca marrón alrededor de la córnea conocida como una tiña conocida como Kaiser-Fleischer.

De manera que el cobre es, para la mayoría de la gente, bueno. Pero las advertencias alarmistas sobre el cobre han circulado recientemente en los medios, que se centran en el llamado Moscow Mules, una bebida hecha con cerveza de jengibre, vodka, y jugo de lima, tradicionalmente servida en una taza de cobre.


This article was originally available in English.
Click here to read it.


Moscow mules (ver Nota del Traductor al final de la nota)

El cobre se ha usado en los utensilios de cocina. Generalmente es seguro, aunque hay advertencias para no cocinar o almacenar comidas altamente ácidas en recipientes de cobre durante largo tiempo. Ya que hay jugo de lima ácido en los Moscow mules, hay sospechas sobre ellos. “La iconica taza de Moscow mule puede estar envenenando a los que las toman”. Informan que la División de Bebidas Alcohólicas de Iowa dice que puede resultar en un envenenamiento, sea de comidas o de cobre, lo cual puede causar diarrea, vómitos e ictericia. Recomiendan que solo se usen tazas de acero inoxidable o níquel. The Hill repetía las mismas advertencias, el noticiero de la CBS también lo hacía. Incluso el LA Times lo avisaba con el titular “Advertencia sobre el Moscow mule: “Las tazas de cobre pueden ser tóxicas”.

Estas preocupaciones no son nada nuevo. Desde 1997, el protocolo de la FDA prohibió comidas o bebidas con un nivel de PH por debajo de 6, respecto del cobre, en bares y restaurantes. La exposición a los contenedores de cobre o las cañerías de cobre podrían causar problemas.

Snopes evaluó las advertencias de los medios y consultó expertos en los centros de control y prevención (CDC) y calificó las afirmaciones como “una mezcla de verdad y falsedad”. Señalaron que la tasa en que el cobre se infiltra en la bebidas de varios grados de acidez es indeterminada. Está lejos de determinarse cuánto puede permanecer un cóctel en una taza de cobre o cuántos Moscow mules puede beber una persona sin tener problemas. Citaron a un experto que dijo: “mucho antes de que llegues a los más altos niveles (de cobre en una bebida), el trago obtiene un gusto metálico, así que esto es realmente una advertencia de que hay demasiado cobre en la bebida”.

No es para preocuparse

Finalmente, HuffPost se vino con un artículo titulado “Los químicos desmitifican ese desagradable rumor acerca de que las tazas de Moscow mule sean venenosas”.

Thrisa Andrew, profesora asistente de química e ingeniería química en Umass Amherst, caracterizó a las advertencias de la prensa como “miedo fóbico que difama a la química”. El cobre no se filtra del contenedor a la bebida, pero basados en lo que sabemos sobre tasas de disolución, deberías tener tu taza de cobre con jugo de lima por unas cuantas horas antes de comenzar a preocuparte por el envenenamiento por cobre. Hasta tomando un litro de Moscow mules en tazas de puro cobre, no llegaría a los 30 mg por litro, lo cual no causa náuseas, al menos en los experimentos que se hicieron. Concluye Andrew: “ahora, sigue adelante y disfruta de otra ronda de Moscow Mules. Lo mereces luego de toda esta ansiedad provocada por el envenenamiento por cobre.

Algunas lecciones para el hogar

El veneno es la dosis. Nuestros cuerpos pueden lidiar con bajas cantidades de la mayoría de los venenos. El cobre es bueno para usted en pequeñas cantidades pero malo en grandes. (Lo cual es cierto, incluyendo al agua).

Cuidado con la fobia a la química.

Usted puede creer en cualquier noticia que lea. (Ya lo sabía). Recuerde mi regla de SkepDoc’s: antes de creer una información, trate de averiguar quién no está de acuerdo con ella y por qué.

Nota del traductor: El Moscoe mule es un cóctel preparado con vodka, cerveza de jengibre y jugo de lima. Tradicionalmente se sirve en una taza de cobre. Los funcionarios de la Salud Pública recomiendan que las tazas estén reforzadas con una lámina de níquel o de acero inoxidable.

Harriet Hall

Harriet Hall's photo

Harriet Hall, MD, a retired Air Force physician and flight surgeon, writes and educates about pseudoscientific and so-called alternative medicine. She is a contributing editor and frequent contributor to the Skeptical Inquirer and contributes to the blog Science-Based Medicine. She is author of Women Aren’t Supposed to Fly: Memoirs of a Female Flight Surgeon and coauthor of the 2012 textbook Consumer Health: A Guide to Intelligent Decisions.