More Options

Consideraciones esenciales sobre la aromaterapia

Consumer Health

William M. London, translated by Alejandro Borgo

September 24, 2018


Artículo traducido por Alejandro Borgo, Director del CFI/Argentina.


La práctica que consiste en administrar aceites esenciales (o perfumados) derivados de las plantas, mediante la inhalación de vapores, o mediante la ingestión de una supuesta energía de curación, usualmente es conocida como aromaterapia.

Los aceites administrados en la aromaterapia son descriptos como “esenciales” para referirse a los componentes aromáticos volátiles que algunas personas describen con la “esencia” de las plantas, que representa la “fuerza vital”, el “espíritu”, o el alma. Así, la aromaterapia tiene sus raíces en el vitalismo que se describe en el Skeptic’s Dictionary (Diccionario del escéptico) como

… la doctrina metafísica que afirma que los organismos vivos poseen una fuerza interior no física o energía que les de la propiedad de la vida.

Los vitalistas creen que las leyes de la física y la química no pueden explicar las funciones y procesos de la vida.

Quizá la noción más famosa del vitalismo es “La Fuerza”, en la película Star Wars (La Guerra de las Galaxias), pero hay diferentes nombres que se usan, como parte de la medicina folclórica en varias culturas para describir la fuerza vital, como chi, prana e inteligencia innata. El vitalismo es un componente significativo de los sistemas de creencias religiosos.

Algunas personas sostienen con vigor ciertas creencias religiosas en el poder de ciertos aceites curativos, como se sugiere en la descripción que hace Amazon sobre el libro Chemistry of Essential Oils Made Simple: God's Love Manifest in Molecules (La química de los aceites esenciales, simplemente: el amor de Dios se manifiesta en las moléculas) de David Stewart (2005):

La solidez científica está ligada a las Santas Escrituras y es fácil de entender (sic). Te dará una apreciación de las bases espirituales y científicas de la curación por medio de las plegarias y la unción con aceites.

Que se base en las Santas Escrituras no es lo que espero de un libro científico, pero quizá el libro de Stewart se podría citar como evidencia contra la noción de magisterios que no se superponen (Non-overlapping magisteria).

Regulación de los Aceites Esenciales en los Estados Unidos

En los Estados Unidos, el marketing de los productos de aceites esenciales está sujeto a la regulación de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC), en la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) y en la Comisión Federal de Comercio (FTC).

La CPSC regula un gran cantidad de productos para el consumidor para asegurarse de que los consumidores no se expongan a riesgos que pueden provocarles daños o la muerte. Los aceites esenciales son similares a productos como desodorantes de ambientes y velas aromáticas, que están reuglados por la CPSC.

También, los aceites esenciales son algo similar a los cosméticos y/o las drogas, que son dos categorías de productos regulados por la FDA. El uso intencional es clave para la regulación de productos por parte de la FDA. Cuando los productos (excepto el jabón) son indicados para purificar el cuerpo o hacer que una persona luzca más atractiva, se regulan como cosméticos. Cuando se indica que los productos son para fines terapéuticos que conllevan cambios en la estructura o función del cuerpo, entonces están sujetos a la autoridad de la FDA para ser regulados como drogas. En los Estados Unidos, las drogas necesitan la aprobación de la FDA antes de salir al mercado. Las nuevas drogas en fase de investigación (INDs) deben demostrar que obtienen buenos resultados en tres fases de un estudio riguroso para recibir la aprobación de la FDA. Es ilegal lanzar al mercado drogas no aprobadas.

La FTC regula la publicidad de los productos de consumo. La FTC puede tomar medidas reguladoras cuando los aceites esenciales se publicitan con afirmaciones falsas o confusas.

El mercado de la aromaterapia

De acuerdo a un informe referido a una investigación de mercado publicado en 2018:

La Asociación Nacional de Aromaterapia Holística (NAHA), una “asociación sin fines de lucro dedicada a la integración holística y la educación en aromaterapia dentro de una gran variedad de prácticas complementarias de la salud que incluye el cuidado de uno mismo y la ffarmacología casera”. Establece que el uso doméstico de los aceites esenciales es común en todo el mundo, pero que a menudo se lleva a cabo sin suficiente conocimiento en lo que concierne a la seguridad.

La NAHA advierte: “Si los aceites esenciales se usan en casa, recomendamos hacerlo bajo la dirección de un profesional de la salud bien informado”. No estoy seguro cómo los consumidores pueden tomar determinaciones consistentes y válidas sobre qué profesionales de la salud que promueven el uso doméstico de los aceites esenciales está suficientemente bien informado.

De acuerdo con la NAHA:

… la aromaterapia es una profesión no autorizada en los Estados Unidos. Muchos practicantes de la aromaterapia tienen una licencia perteneciente a otra disciplina, por ejemplo enfermería, terapia de masajes, estética, naturopatía, acupuntura, etc.

La aroma-acupresión

La aromaterapia ha sido aplicada en conjunto con la acupresión o digitopuntura. La acupresión es una variante de la acupuntura que usa la presión de las manos en lugar de la inserción de agujas en puntos específicos del cuerpo supuestamente para activar varios tipos de curación en todo el organismo. Pero algunos aficionados a la acupuntura afirman que ésta tiene efectos terapéuticos reales y sugieren varios mecanismos de acción. Para ellos,tanto la acupuntura como la aromaterapia sugieren varios de estos mecanismos se basan en el vitalismo.

En 2015, la revista BMC Complementary and Alternative Medicine, publicó un artículo sobre un estudio que eligió al azar a seis instituciones que se especializan en el cuidado de pacientes con demencia en Taiwán para que los pacientes recibieran una de tres intervenciones cuyo propósito era evitar su agitación o nerviosismo: 1) aroma-acupresión con un 2,5 por ciento de aceite de lavanda en cinco puntos específicos de la acupuntura (56 pacientes), 2) aromaterapia con un 2,5 por ciento de aceite de lavanda en cinco puntos no especificados (73 pacientes), o una intervención usual de control (57 pacientes). Se eligieron dos instituciones para cada intervención. La medición de los resultados se realizó usando un inventario para evaluar la agitación y un analizador de la variabilidad del ritmo cardíaco (HRV). Los investigadores informaron que ambos grupos de aromaterapia tuvieron puntajes menores de agitación que el grupo de control y que en algunos períodos de seguimiento el grupo de aroma-acupresión tenía la actividad del sistema nervioso más favorable en relación al estrés, en respuesta a algunos, pero no la mayoría de los períodos de seguimiento.

Tal vez usted podría estar confundido sobre cómo la intervención con aroma-acupresión difirió de la intervención con aromaterapia. Lo mismo me pasa a mí.


This article was originally available in English.
Click here to read it.


Focus on Alternative and Complementary Therapies publicó mi crítica del estudio. Yo noté que: 1) el estudio fue un cuasi-experimento más que un experimento verdadero ya que fueron elegidas las instituciones más que los individuos dentro de cada institución; 2) hubo diferencias notables entre los grupos respecto de la edad, el género, y las categorías de diagnósticos; 3) a los pacientes no se les ocultó el tipo de intervención que estaban recibiendo (lo cual significaba que podrían haber respondido a la atención extra que estaban recibiendo en los dos grupos de aromaterapia); 4) los investigadores no dijeron que el HRV es válido para medir la función autonómica del sistema nervioso; y 5) los investigadores no dijeron por qué es clínicamente significatico considerar al HRV cuando se intenta controlar la agitación de los pacientes con demencia.

Revisiones sistemáticas de la aromaterapia

Se han hecho muchas afirmaciones terapéuticas sobre la aromaterapia. Es una tarea enorme hacer un escrutinio sobre ellas cuidadosamente. Si bien yo no he revisado sistemáticamente los estudios o las revisiones sistemáticas de los estudios individuales que afirmaban la seguridad y los beneficios de la aromaterapia, puedo resumir al menos algunas revisiones sistemáticas.

Una reseña publicada en 2012 de las revisiones sistemáticas de la aromaterapia concluyeron que: “… la evidencia no es lo suficientemente convincente para afirmar que la aromaterapia es efectiva para cualquier estado” (pág. 257).

En 2012, una revisión sistemática de informes sobre casos que informaban acerca de efectos adversos (AEs) de la aromaterapia identificó a setenta y un pacientes que experimentaron efectos desfavorables y concluía: “… la aromaterapia tiene el potencial para causar Aes que pueden ser ocasionalmente serios. La frecuencia de estos efectos no se conoce” (pág. 147). La dermatitis fue el efecto adverso más frecuentemente mencionado. Los aceites que más se usaron eran lavanda, menta, árbol de té y ylang-ylang.

Una revisión sistemática publicada en 2012 sobre once ensayos clínicos de aromaterapia respecto de problemas de conducta debidos a la demencia mostró varios efectos positivos, pero indicó diseños experimentales erróneos en la mayoría de los estudios, así que “… la evidencia disponible en la literatura no es suficiente para efectuar una afirmación concluyente” (pág 380).

En 2012, los autores de una revisión sistemática sobre el tratamiento con aromaterapia de la hipertensión concluía: “La evidencia de ensayos existente no demuestra convincentemente que la aromaterapia sea efectiva respecto de la hipertensión” (pág. 37).

Una revisión sistemática publicada en 2011 basada en dieciséis ensayos randomizados controlados de aromaterapia, la cual se usó para tratar síntomas de ansiedad, halló que la mayoría de los estudios indicaban efectos positivos y se informó sobre ningún episodio desfavorable, pero los investigadores dijeron: “La calidad del diseño de los estudios no permitía sacar conclusiones válidas respecto de la eficacia clínica de la aromaterapia” (pág. 106).

Hay revisiones sistemáticas más recientes que dicen que los ensayos clínicos rigurosamente randomizados no son concluyentes debido a las limitaciones de los diseños de los estudios revisados. Los ejemplos son revisiones que se remiten a estudios de los efectos de la aromaterapia sobre la dismenorrea, síntomas de depresión, síntomas asociados con quemaduras, estrés, agitación en la demencia, y sobre el sueño. Las revisiones menos rigurosas proveían algunos rasgos positivos en los hallazgos a pesar de las limitaciones de los estudios que investigaron.

En 2016, una revisión sistemática y un meta-análisis de los ensayos clínicos acerca de la influencia de la aromaterapia sobre el dolor dieron resultados favorables, pero combinaban la aromaterapia como un agregado a tratamientos convencionales, mientras que los grupos de control no tenían una intervención especial. Los estudios con tales diseños están sesgados a favor de los grupos de intervención para generar resultados favorables subjetivos, ya que los participantes recibieron la información de que estaban siendo tratados con algo especial mientras que los grupos de control no la recibieron. Una revisión sistemática de 2017 sobre la aromaterapia usada para paliar el dolor posoperatorio no encontró evidencia para respaldar su utilización.

Un artículo de revisión sistemática publicado en 2018 que examinó quince ensayos randomizados controlados, dos ensayos no controlados y cinco cuasi-experimentos (la comparación de los estudios grupales no estaba debidamente controlada) de inhalación o (en seis de los estudios) de tratamientos aromaterapia por medio de masajes acerca de complicaciones en la hemodiálisis informó que la aromaterapia tenía efectos favorables en la ansiedad, la fatiga, picazón, calidad del sueño, depresión, estrés y dolores de cabeza. Los autores no discuten sobre el tamaño del efecto, de manera que no está claro a partir de su revisión cuánto impacto tuvieron las intervenciones tuvieron las intervenciones con aromaterapia sobre las complicaciones de la hemodiálisis. La significación estadística no quiere decir que los descubrimientos falsos sean improbables y no implica que los efectos positivos sean lo suficientemente importantes para hacer una diferenciación práctica referida a los pacientes. Los puntaje de calidad de los estudios revisados varía entre 2,2 a 3,5 en una escala de 5 puntos.

Por lo que puedo decir, ninguno de los estudios tuvo un grupo de control que recibiera la atención, el cuidado, el confort y el contacto corporal de los masajes, aunque sin los pariculares aromas de los aceites recomendados. Los masajes deben ser la causa principal del alivio, más que cualquier aceite particular.

Sin embargo, los autores daben esta conclusión favorable, aunque tentativa:

Teniendo en cuenta las complicaciones y el enorme costo de manejarlas en pacientes que están en hemodiálisis, parece que la aromaterapia se puede utilizar como tratamiento baratoeficaz para reducir las complicaciones de los pacientes que están bajo hemodiálisis, sujetos a más estudios para asegurar la seguridad y efectividad de los procedimientos.

Conclusión

En The Undeniable Facts About Alternative Medicine (Los hechos innegables sobre la medicina alternativa, 2008, W. W. Norton & Company), los autores Simon Singh y Edzard Ernst dieron su conclusión sobre la aromaterapia:

La aromaterapia tiene efectos desestresantes a corto plazo que pueden contribuir a mejorar el bienestar luego del tratamiento. No hay evidencia de que la aromaterapia pueda tratar enfermedades específicas (pág. 299).

También escribieron que ya que los efectos relajantes de los masajes de la aromaterapia duran poco, son “de valor terapéutico discutible”.

Creo que sus afirmaciones se mantienen diez años después.

Reconozco que algunas personas disfrutan de los aromas de los aceites esenciales. Mientras la aromaterapia se ofrece como algo barato para los consumidores, no estoy seguro de que esos rigurosos estudios sean necesarios para verificar afirmaciones modestas y no-médicas como: la gente experimenta mejoras temporales cuando se exponen a perfumes que les gustan. Tal vez hay una cabida para algunas aproximaciones hacia la aromaterapia para confortar a la gente. Pero no veo ninguna razón para esperar que cualquier tipo de aromaterapia altere el curso de cualquier enfermedad o tenga efectos vitalistas como “balancear las energías del cuerpo”, como proponen algunos entusiastas.

La aromaterapia no es necesariamente barata. Los aceites esenciales se han promovido a través del marketing, lo cual eleva el precio de los productos de manera tal que los distribuidores puedan recibir, en cada nivel, una porción de los pagos. Los consumidores deberían ser precavidos cuando las compañías de marketing publicitan a mansalva los aceites esenciales y otros productos usando testimonios.

Reconozco que muchos aromaterapeutas luchan por ser responsables y profesionales, y tienen éxito de alguna forma. Por ejemplo, la NAHA menciona consideraciones de seguridad acerca de la piel, los ojos y durante el embarazo cuando se administran aceites esenciales.

Algunos partidarios de los grupos de aromaterapia han tomado serias y encomiables posturas contra los profesionales que han promovido el uso inseguro de los aceites esenciales e hicieron afirmaciones falsas acerca de que la aromaterapia va a mejorar los procesos corporales o va a aliviar problemas específicos de salud. Mi próxima columna se centrará en los charlatanes de los aceites esenciales que promueven métodos curativos a la gente que sufre de enfermedades serias.